Libro (AMM026) «Ana ella hablo con el mar»

Libro (AMM026) Ana ella hablo con el mar

Autora
© 2014 Alicia Morilla Massieu

ISBN: 978-1-291-96405-9
Publicado en Morrisville (EEUU)


Enlace a la Edición Impresa
http://www.lulu.com/shop/alicia-morilla-massieu/ana-ella-hablo-con-el-mar/paperback/product-21744460.html



Para ti mi querida Ana
con todo mi cariño y amor
te llevo siempre en mi corazón…

A todos los seres del mundo y del Universo,
a los que tanto amo…
y en especial a mi hijo Tomás,
que gracias a él este libro sale a la luz…


 
 
 
Introducción de la autora
 
Aquella flor que crecía, yo la veía cada día más bonita, hermosa. Con sus «secretos ocultos» que guardas en tu corazón, eso está bien Ana.
 
Cuando yo era pequeña, también lo hacía… esos silencios eran mis secretos que nadie sabía… me acompañaban… tu mirada y la mía se cruzan, hablan… a veces no hace falta palabras… hablamos el mismo idioma ¡Poesía!
 
Para mi querida nieta Ana, con todo mi cariño y amor.
 
¡Te quiero hasta el infinito y más allá!
 
Tu Abuela
Alicia
 
 
 
I
Ana
 
En el rellano de mi mente
guardo la estampa de tu
mirada… aquella niña tan
pequeña, preciosa, hermosa
con una luz en su interior
llena de poesía
hubo una comunicación
desde que naciste
así mi pequeña Ana
te convertiste en una flor
quiero decirte lo muchísimo
que te quiero… tú lo sabes
desde ese jardín que es
tu alma, tú me hablas
sin palabras…
la sonrisa que emanas
describes el Sol que
alumbra tu ser
cada mañana
junto a tu madre
que te ama… y todos
los que estamos alrededor
que tanto te queremos…
tu tío Tomás, tu abuelo,
tíos, primos…
¡Me encanta como amas,
abrazas a tu madre,
mujer fuerte, valiente…
Donde el amor todo
Lo puede…
Contra viento y marea
Sigue adelante
las dos cogidas de la mano
subiendo, montañas, riscos
valles… navegando en la
mar… el cielo y las estrellas…
observando…
la fortaleza e ilusión
de madre e hija
que un día decidieron caminar,
amar y vivir
con una sonrisa
a pesar de la adversidad
…y cada mañana de cada día
se abrazan
se ríen, se besan…
porque juntas
emprendieron la aventura
más maravillosa
¡Vivir la vida!
 

II
Flor del Almendro
           
Ramas adornadas
de la flor
del almendro
blancas, rosas,
bellísimas, risueñas,
representan tu cara
tus manos…
belleza de cuerpo y alma
que vuela al firmamento
en busca del amor
adormecido, la esencia del ser,
embellecen esa quietud
del silencio de las flores,
de la montaña mágica,
del Roque Bentayga
la flor del almendro
que adorna tu pelo
cascada suave trigueña
que cae por tu espalda
como agua
…ramas florecidas
de la flor del almendro
que te igualan…
 
 
III
Risas
 
Y de entre tus risas
la flor de la alegría
¿Has visto como ríen
las flores?
obsérvalas riégalas
con cariño
ellas te saludan
te dan las gracias
cuando caen
de sus hojas
el agua
el maná sustento
de cada mañana
cada día…
cada pétalo rosa
romero, clavel…
se abre a la luz
de tus ojos
que ilumina tu rostro
al contemplarlas…
…y de entre tus risas
la flor de la alegría
 

IV
Estrellas
 
¿Has mirado las estrellas?
fíjate son puntitos blanco
resplandecientes
que alumbran, nos dan energía,
…es la inmensidad
del Universo
que nos rodea
donde la grandeza
de Dios
se contempla…
…es la hermosura
de un mundo
maravilloso, fascinante
que vamos descubriendo
cada día
cada noche
de nuestra vida…
…¿has mirado las estrellas?
no dejes de observarlas
es un espacio por descubrir
sus secretos…
son sabiduría.
 
 
V
Piedras
 
…Y de entre la tierra
salieron las rocas
que cogen tus manos
ellas son milenarias…
cada una tiene una historia
son partículas del pasado
presente, futuro…
esa piedra inerte
¡ámala!
cógela entre tus manos
cierra los ojos
respira tres veces hondo
pregúntale
te contará su vida…
y en tu imaginación
surgirá la historia
sus alegrías, tristezas
esperanzas…
…y de entre la tierra
salieron las rocas…
 
 
VI
¡Te encantará volar!
 
Detrás de las espigas
vislumbras la mar,
¡quien fuera estrella!
te irías
al fondo, te recostarías
en una piedra,
verías los peces de colores,
los caballitos de mar,
…si fueras sirena
nadarías sin cesar
te irías al fin del Mundo
donde la tierra termina…
recorrerías países
serías paloma de vuelo
también paloma de mar
…detrás de las espigas
donde tu mirada
se esconde
hay un secreto…
te encantaría
¡volar!
 
 
VII
Mar verde de Amapolas
 
Sumergida en la hierba
ríes cantas…
tu risa me contagia
te cojo entre mis brazos
parece que nadamos
en un mar verde
de amapolas
rojas amarillas…
¡te quiero tanto!
que de mi piel
salen lágrimas azuladas
que caen en tu cara
de luz,
el azahar perfuma
tu pelo
…¿Por qué sabes?
es mi flor preferida
de mi jardín
encantado…
cuando yo era pequeña
…sumergida en la hierba
ríes, cantas…
 
 
VIII
Alegría desbordada…
 
Mi querida Ana
eres la alegría
que me encanta…
tu risa es cantarina
llevas dentro de ti
el alma pura
blanca
de los días felices
de tu vida…
saboreando sorteando
las preguntas las dudas…
de tu dulce morada
encantada
allá en la lejanía
ves el sueño
del futuro
tu corazón elegirá
sin dudarlo
vocación temprana
dirigiendo
el tren que camina
la mente escucha
y el silencio
de dentro…
él te dirá
el encuentro del ser
está hecho
…mi querida Ana
la sonrisa
de la flor
se abre a la vida…
 
 
IX
Belleza de Mar…
 
Cielo azul azulado
donde la mar
se refleja…
¿sabes por qué el mar
es azul?
…porque el celado
oculto…
cielo prodigio de la naturaleza
se refleja en el agua
nadan juntos
se aman…
la mar y el cielo
son las manos
de tu corazón
que se alargan
coges la estrella
de mar
nadando
hasta la orilla
y te preguntas, piensas…
¡que belleza se encierra
en la mar
y en la tierra!
 

X
La Luna te daría…
           
Si de mí
dependiera
te daría la Luna
te recostaría en ella
tu suave piel
se parece a ella
tus ojos marrones color miel,
son de terciopelo
tu boca
roja cereza,
tu pelo
cascadas que caen
hebras marrones, amarillas…
sobre la espalda
de las montañas
del azul
de la Luna,
si de mi dependiera…
te mostraría
el jardín
de las flores…
aquellas que viajan
más allá
de las estrellas…
 
 
XI
La Vida es un sueño…
 
Si estás en un rincón
semidormida en tu cama,
piensa que ha venido
la noche
a dormirte, acariciarte
hacerte soñar
donde la imaginación
vuela…
por los espacios
abiertos del silencio,
…cuando despiertas
abres tu mente
a la alegría
de la mañana
deja en suspenso
el sueño…
para volver
en la noche
a seguir soñando…
despierta y dormida
¡la vida es sueño!…
 
 
XII
La inspiración
 
La canción que me cantas…
es el espejo
de tu baile
castañuelas, encendidas
que salen de tu garganta
leves notas
que vibran al son
de tu cuerpo,
manos en alto
misteriosa gitana
que me encanta…
el duende de tu arte
es la danza
bailarina que se mueve
como un cisne
de aladas alas
sueñas que vuelas…
te veo volando…
en mi imaginación
será lo que tú quieras…
la pintura, la escritura
fotografía, filosofía…
la música, la danza…
 
 
XIII
La pena, el llanto, es enseñanza…
 
La niña
se hace mujer
del llanto
de una herida…
¡eso no es sufrir!
es enseñanza
el dolor que sientes
es parte de la vida…
aprende a reír, llorar
es la naturaleza
que te enseña
que la vida
es pura poesía…
está llena de sabores, alegrías,
sin sabores, tristezas,
risas y llantos…
a veces es bueno llorar
se desahoga
el alma
se forma un lago
con tu llanto
…y al día, esa pena
se convierte en risa
…tan de mañana
abre la ventana
respira hondo
ha venido a saludarte
¡la esperanza
la alegría!
 
 
XIV
Nadando…
 
Te vi un día
nadando…
rítmicamente tus pies y manos
sobresalía del agua
gotas de sal,
abrazabas, cerrabas los ojos
estabas tan concentrada
me dio escalofrío
lo que yo vi…
fue vocación ritmo
pasión…
la unión de la natación
cuerpo y acción
hacia la meta
disfrutando…
respirando hondo…
te vi
un dia nadando…
aquello era;
tu vocación
en este momento
tu ilusión
nadando hacia la meta…
 
 
XV
Atardecer
 
Cuando el amanecer
de un día llegue…
tú serás la tarde
la que crece
con tanto amor
con tu madre,
ella, la que ha sido
fuerte valiente
la que te ama
te quiere…
…y yo de lejos
te veo…
donde va la primavera
sucediendo año tras año
creciendo…
sabes como te queremos
y te quiero…
mis brazos
están abiertos
como la mar
es infinita…
ahí estás tú
en mi corazón
en mi pecho.
 
 
XVI
Apareciste, Ana
 
Te vi aparecer
con tu sonrisa
encantadora, Ana
tan cariñosa
se abrió el amanecer
el Sol brilló
para mí
eras tú
pero también
mariposa
de mil colores,
se posó en mi hombro
me abrazó
de amor
mis ojos se humedecieron
de agua salada…
¡no importa!
fue de emoción
de verte
…Te vi aparecer
un día…
 
 
XVII
Los abuelos
 
Los abuelos
aquellos que te dan
los besos los abrazos
mojados de agua
salada…
¡es tanto el amor
que dan
que se queda
la mar sin agua!
…y de las olas
salen las flores
que adornan
tu pelo rubio, moreno
aquel que al nacer
se unieron en mil besos
de ellos,
que dieron la vida…
por sus hijos
por sus nietos
…los abuelos
los que te dan
un amor inmenso…
 
 
XVIII
Flor
 
…Aunque el silencio
de tu alma
esté contigo
yo la adivino…
el caminar por la vida
con entereza y alegría
es la fuente
de la sabiduría…
allí en el rincón
de tu habitación
donde juegas
y te haces tantas
preguntas…
está la respuesta
en tu interior
bella flor
que un día
pusieron en mis brazos
…¡es la flor
de la alegría!
 
 
XIX
Dime tu vida…
 
¡Ay! Ana
…mi vida, me preguntas…
sigo adelante
pero a veces estoy cansada
de cargar tantas piedras
en mi espalda,
ustedes, mis nietos
¡la alegría
de mi alma!
los quiero tanto
como la mar
y la mar cabe en mis brazos
y aun los sigo
queriendo…
rosas, y espinas
se siguen clavando
en mi corazón
que sangra…
pero no te preocupes
la ilusión, el cariño
es mi nieta,
el amor y la esperanza,
te amo mi princesa
como a todos…
es la primavera
que viene
cada día, de cada mañana.
 
 
XX
Me gustaría
 
Me gustaría
penetrar en tu corazón
en tu pensamiento
saber en cada instante
tus deseos…
así sabré que darte
eres tan feliz
que te veo
reír
disfrutar de la vida…
el día a día
¡como aprendo de ti
cada mañana!
sintiéndote tan cerca
cada cielo,
estrellas, sol
árboles…
son tu sonrisa
que embellece
la estancia
la sonrisa de tu cara
en el Sol
que sale todos los días
que alrededor emanas…
 
 
XXI
Flor de la Preadolescencia
 
Como eres…
princesa
¡Cuánto te quiero!
cumpliste diez años
y yo
emocionada
de andar contigo
entre flores…
palabras inteligentes
de filosofía
que piensa…
te abres de amor
se desgarra
tu alma
con sentimientos
¡quien fuera flor
para que me cogieras
me estrecharas
en tus brazos,
y acompañarte
todas las mañanas
dándote mi olor
mi calor
en la madrugada…
¡Cuánto te quiero Ana
que creces
de color
como amapolas
rojas, amarillas
iluminando
el prado verde
el mar el cielo
con tu sonrisa
de mar y sol
que emanas…
 
 
XXII
La niña se hace mujer
 
Alrededor de seres
peces, peluches
libros, lápices, pinceles…
das rienda suelta
a tu imaginación
creando…
y de ella,
vuela la niña, ya
preadolescente
que canta que baila…
en tus pies y manos
cuerpo cimbreante
«se adivina el duende
que llevas dentro»…
la musa hecha mujer
rodeada
de jazmines, rosas
azahar, hierbabuena
perfume de madre selva
¡la niña se hace
mujer!
 
 
XXIII
Cuando nadas…
 
Cuando nadas
Ana
parece que vuelas
en el aire
por las nubes
las abrazas…
olas de colores
en tus brazos
que te envuelven
hasta llegar
a la meta
compañera, compañera
querida…
por todas tus amigas
que te aman…
de mis ojos
se desprenden
lágrimas de alegría
de emoción
de sentirte
tan querida…
 
 
XXIV
Tomás su tío
 
Él la miró
de lejos…
la veía venir
despacio en silencio
la cobijó
en sus brazos
…y de los árboles
cayeron hojas verdes
tan verdes
como un manto verde,
caminaron por la orilla
mirando el horizonte…
se desprendieron nubes
de colores
los envolvieron…
ella, está arropada
de amor cariño
infinito…
de Tomás su tío
siguen sus pasos…
de la mano
sonriendo…
 
 
XXV
Me gustas
 
Me gusta tu risa
tu pelo
tu andar
como hablas
como cantas…
tu mirar
tus ojos
son agua de mar,
y cuando bailas
tus manos
son torbellinos
de molinos de vientos
que giran sin cesar
¡Ay! quien fuera paloma
y volar
así estaría a tu lado
viendo ciudades
montes, valles,
el Cielo, el Sol
y las Estrellas
volaríamos tan alto
hasta el infinito…
¡Quien fuera estrella de mar!
 
 
XXVI
Iba la niña de blanco
 
El olor de tu pelo
huele a romero
a tomillo albahaca,
tus manos
a hierba buena
y de tu boca
salen palabras
de esencia
de sílabas enlazadas
todas ellas
¡poesía!
Iba la niña
de blanco
por el camino
empedrado
iba de blanco
inmaculado,
a recibir a Dios
en su pecho blanco
como la azucena
de blanco inmaculado…
 
 
XXVII
Tu madre
 
La que te arropa
y te da calor
la que te abraza
y te besa
la que te cuida
cuando estás enferma
la que te consuela
y te quiere, te ama…
con amor
incondicional
como si fueras
una rosa,
tan hermosa
como la vida…
…esa es:
¡Tu madre!
que sigue tus pasos…
guiándote aconsejándote
por la carretera
de la vida…
la que siempre
estará a tu lado,
en buenos momentos
y en los malos…
dándote la mano…
¡esa es tu madre!
 

XXVIII
Cielo
 
¿Has mirado
las estrellas?
son puntitos luminosos
que brillan que aman…
son la energía
del Universo,
…ahí arriba
hay mundos habitados
que descubriremos
algún día…
Cielo, celado, oculto
que encierra el secreto
mejor guardado…
donde la belleza
y la fascinación
de la creación
¡es impresionante!
es…
¡poesía!
 
 
XXIX
El Mar
 
Olas inmensas que envuelven
tu cuerpo
en cintas azules
de espuma blanca
tan blanca
como la nieve
brazos que se extienden
nadan…
abrazan al agua
que salpica
tu cara,
a lo lejos
el horizonte rojo amarillo
amanecer
que despierta cada mañana,
y por la tarde
se oculta el sol
silencioso esplendoroso
acariciando la brisa
del atardecer
…en tus noches de sueños
sueñas con él…
 
 
XXX
Nieve
 
Blancas cúpulas
que caen
en la tierra dorada
de tus manos
maná del Cielo
que recoges
en tu pecho
abrazando la nieve,
risas, frío de hielo
corriendo, saltando…
cerrando los ojos
ante tanta belleza,
inmaculada blancura
del interior
del alma que emanas…
dulces sueños…
de un despertar
a una brillante
juventud
en la plenitud
de tus años
de felices encuentros…
 
 
XXXI
Experiencias vividas…
 
Las experiencias vividas…
son náufragos
perdidos…
olas gigantescas
que navegan
más allá del infinito…
cuando se superan
te sientes
la heroína
de tu propia vida
recordando…
que nadaste
contra corriente
sonríes tras la batalla
¡que bien
te encuentras!
a un paso
de subir un escalón
con el esfuerzo
¡el triunfo
de la vida!…
 
 
XXXII
El árbol
 
¡Ay! Si el árbol
hablara…
cuando te cobijas
en sus ramas
él estará contento
de tenerte y abrazarte
con su tronco
desprendiendo el olor
a madera
a pino
verde, verde
como la albahaca
te subiría a la copa
divisarías el campo,
a lo lejos…
las vacas, las ovejas,
los perros corriendo
sin parar…
apacentando los corderos,
las gallinas, conejos
ciervos, esbeltos
las jirafas, comiendo…
y los pájaros cantando…
la melodía sublime
de su canto
…y yo árbol
contemplando la naturaleza
las aves volando…
por el cielo
el prado verde
floreciendo…
 
 
XXXIII
Verdes años…
 
Recorriendo el camino
todos los días
a tu colegio
oyendo música
cantando riendo…
tus compañeros
amistad verdadera,
Esther,
templo de sabiduría
cariño, sensación
de la buena enseñanza
…camina ella,
por el aula
dando con su saber
ríos de tinta azulada
tan largos como tus años
de tierna infancia
jamás serán olvidados…
en tu mente
en las pupilas de tus ojos
las sabias palabras
de la maestra Esther,
quedarán grabadas
en letras de fuego
tus verdes años
del colegio
el saber de la enseñanza
camino
de sabiduría.
 
 
XXXIV
Viajar
 
Cuando lees…
te gustaría recorrer
las mil aventuras
de tus cuentos
sueñas cuando seas mayor
recorrer el Mundo…
caminar por las montañas
montes valles, admirar el Cielo,
nadar en el mar,
caminar por esas calles
de otro tiempo…
ciudades, pueblos ocultos…
bellezas inigualables
paseos en barcas
museos, tierras africanas
admirar a los leones,
jirafas, monos, pájaros
elefantes, caballos…
y sobre todo las aves
que van en manadas…
sobre el Cielo azul
tan libres
como tu alma
que viaja…
 

XXXV
Tus peces
 
En el agua
tus peces
son de colores…
nadan aman…
conocen tu mano
la que le da
de comer
la que los acaricia
con tu mirada
ellos, saben
que los amas…
por la noche
duermen
y por la mañana
leves rayos de sol
los despiertan
al alba,
…en el agua
tus peces
son de colores…
nadan aman…
 
 
XXXVI
Cuando patinas
 
Cuando patinas
en la plaza
tus pies
se mueven
como alas
danza alrededor
de tu estampa,
tu pelo
se mueve
como olas onduladas
al compás
del viento
en la noche
estrellada,
las manos
son cirios de fuego
brazas encendidas
figuras sinuosas
que nadan
…cuando patinas
en la plaza
tus pies se mueven
como alas.
 
 
XXXVII
La primavera en Japón
 
Los cerezos salen
de las ramas
son flores blancas
rosas
que nos aman…
ellos vuelan
buscando el consuelo…
de la guerra cruel
de la tristeza
de lo que no tuvo
que ser
la masacre de la injusticia
¡el no a la guerra!
todos los años
caen las flores
en mis manos
son las Almas
de los que se han ido…
…Cuando florezcan
los almendros en flor
recordaré siempre
que estoy
¡en contra de la guerra!
¡Si! Ana;
miremos nuestras manos
lanzaremos un mensaje
de amor
al Mundo al Universo
y diremos como siempre…
¡no a la guerra!
 
 
XXXVIII
La Energía la Fortaleza
 
Hay algo
dentro de ti
que se llama
¡energía!
que vibra da fuerza
si decaes
subes a lo más alto
…dame la mano
Ana
te quiero
por tu fortaleza,
porque ante
las pequeñas piedras
en el camino…
sobrepasas los escollos
aprendiendo…
la fortaleza
es la ciencia
de la vida…
…Hay algo
dentro de ti
que me encanta
¡la energía!
 
 
XXXIX
La Esencia del Amor
 
Cuando en el umbral
de la juventud
camines por los raíles
de tu vida…
sube a lo alto
de la montaña
abre los brazos que te aman…
y de tu garganta
prodigiosa
sale el grito
de una canción
que enamora
al Cielo, a la mar
las Estrellas, el Sol
y a la Luna
a las flores del camino…
al aire y al viento,
sonríe a la aventura
¡empieza tu vida!
a cada paso vence
los obstáculos,
todo tiene solución
mira el interior
del profundo despertar
allí encontrarás
¡la felicidad!
en tu interior…
pon una flor
en tu mano…
¡la esencia del amor
y de la vida!
 

XL
Cuando yo me haya ido
 
Cuando yo me haya ido…
estaré en mi lugar
tranquilo sereno
lleno de luz
amor, armonía
donde crecen las flores
siempre vivas,
los arroyos, las cascadas
transparentes como un espejo
divinas
el día no se acaba
es, radiante, fascinante
de esplendor,
noche y día,
…estaré velando
por todos ustedes
sonriendo, amando
queriendo
la sábana blanca
de nubes
cubrirá mi cuerpo
allí dormiré
en el azul del cielo
mirando hacia abajo
abrazándolos
dándoles todo mi amor
que es eterno,
tenderé una enredadera
de flores, amapolas, madreselva
a cada uno
les prenderé en mi pecho
que el amor
nunca muere…
es infinito
para siempre
y más allá…
amando queriendo…
Mi amor es tan grande
y tan intenso
cabe la mar
en mis brazos
y aun los sigo
queriendo…
…mientras seguiré disfrutando
de la vida… amando.
 
 
XLI
Pozo de Sabiduría
 
Agua de mar
en calma
en la noche
callada
donde se escarba
el pozo de la sabiduría
en la arena
tibio Sol a lo lejos…
barca que sueña
en las olas
embravecidas, serenas,
cogió ella
una caracola
oyó el mar
en su Alma,
nadó a brazas
disfrutó con el agua,
miró a su entrenador
él, es
el pozo de la sabiduría
los dos,
¡sonreían!
 

XLII
¡La Inspiración!
 
Pulsera de colores
Almas que viajan
aman…
cada ser
elige en su piel
color rojo, amarillo
azul, verde
blanco, cielo…
…y cuando desprende
la siembra
se adivina
la energía, el sentimiento,
dulces sueños
adornando el firmamento
luceros de colores
pulseras que adornan
la piel que las llama…
Creación de un encuentro
¡la inspiración!
 
 
XLIII
Ella habló con el Mar
 
Ella, habló
con el mar
y le dijo
todo lo que sentía…
Cuanto amaba las flores,
los seres de este Mundo
la Luna, el Sol
las Estrellas, el Cielo, la mar,
los animales criaturas de Dios
blancas,
Él, la miró sonriendo…
las olas respondieron
abrazando el agua
en su pecho,
salpicando su cara
de Luna clara
reflejo de su Alma,
…ella habló
con el mar,
porque también
¡es, poesía!
 

Mi vida
La Saga continúa…
 
Tras el cristal de mi ventana, miro ese mar azul en calma, que se une con el Cielo, las nubes sonrosadas, parece un cuadro inmaculado… su belleza es tal , que me quedo pensativa mirando la lejanía, ahondando en mi mente mis recuerdos, y hago un repaso leve, de mi vida…
 
La felicidad me embarga mis hijos; Alicia, Tomás, Marta, Miguel Ángel, Carolina y Pedro. Mis nietos; Fernando, Jorge, Pablo, Marta, Jose, Ana, Aurora, Luis, Marc… lo más hermoso, lo sublime del camino recorrido…
 
Nuestros libros, de Tomás y míos. Mi hijo Tomás, tu tío, al cual estaré eternamente agradecida, porque ellos salieron a la luz. Gracias hijo por todo…
 
Caminamos el mismo sendero… trabajar por la Humanidad y el Universo, en la Cultura. Somos poetas, escritores, pintores, escultores… ese es el camino que hemos elegido. Estamos muy contentos y felices. También muy agradecidos y por los reconocimientos que emocionados hemos recibido de nuestra querida Italia, nuestra segunda Patria, Academias, Centros Culturales… a los que tanto amamos.
 
Carolina, comenzando su andadura literaria, con su libro “Si yo fuera libro”.
 
¡Ser madre! La dicha más grande…
 
Un día supe que traer un hijo al Mundo… es la mayor satisfacción de tu vida, es algo sublime ¡Un gozo tan grande! que no se puede explicar, es tener a ese ser tan pequeñito, esa Alma tan pura, que depende de ti desde que nace, en su niñez y adolescencia… hasta que vuelan solos y aprenden el viaje de sus vidas… y tú muy feliz de verlos partir.
 
Mientras disfrutas de ellos como una flor que va creciendo…
 
Una madre da la vida por sus hijos, es capaz de los mayores sacrificios por ellos, ni siquiera son sacrificios, porque el amor es infinito… para ella, no hay horarios, ni vacaciones, ni descanso… si enferman estará a su lado sin separarse de sus hijos, cuidándolos velándolos… si fuera necesario y aunque su padre está y les da todo su cariño, ella, es la antorcha de sus vidas, vigila, está siempre atenta.
 
Cada uno ocupa un lugar en su corazón, no hay preferencias, el corazón de una madre es muy grande, es el mapa de su vida…
 
Me casé muy enamorada del abuelo Tomás.
 
Mi vida no ha sido un camino de rosas.
 
Muchas piedras en el camino… sufrimientos, sinsabores, sobresaltos, angustias de un futuro incierto… junto a Tomás, tu tío.
 
De tener los ojos cerrados a «la verdad» esta palabra pura, limpia donde todos alrededor sabían… ¡que triste sentirme tan sola! desamparada, con seis hijos pequeños. Ellos, lo tendrán en sus conciencias.
 
Yo ya les he perdonado… ese es el secreto de la elevación del Ser ¡El perdón!
 
¿Fue necesario tanto sufrimiento?
 
Quizás… no.
 
Pero todos estos acontecimientos me hicieron más fuerte, valiente, para afrontar la vida.
 
La fe en Dios inquebrantable de mi Interior, la fuerza y la valentía que me hizo afrontarlo todo con alegría y un profundo amor hacia los míos… mi marido Tomás y mis hijos.
 
Con esta pequeña historia quiero decirles que de todas las dificultades se sale en los momentos difíciles con amor y esperanza, con fe y fuerza.
 
Un día, el más hermoso, vienen los nietos, no se puede explicar con palabras la dicha tan inmensa que he sentido de tenerlos.
 
¡Abuela! que palabra tan bonita. Me encanta que me llamen así. Me da escalofríos de emoción cuando la escucho, se me llenan los ojos de lágrimas, de alegría.
 
Son ustedes mis nietos creadores Fernando, Jorge, Pablo, Marta, Jose, Ana, Aurora, Pablo, Marc… a los que adoro con todo mi corazón y como les digo siempre; Un amor es tan grande y tan inmenso, cabe la mar en sus brazos y aun los sigo queriendo… más allá, hasta el infinito…
 
Tu abuela Alicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *