Libro (AMM032) «¡La bandera de La Libertad!»

Libro (AMM032) La bandera de La Libertad

Autora
© 2017 Alicia Morilla Massieu

ISBN: 9781326993849
Publicado en Morrisville (EEUU)

 

Enlace a la Edición Impresa
http://www.lulu.com/shop/alicia-morilla-massieu/la-bandera-de-la-libertad/hardcover/product-23128412.html

Enlace a la Edición Digital
http://artemorilla.com/libro-amm032-la-bandera-de-la-libertad/

Enlace Descarga PDF
https://drive.google.com/open?id=1WYY3D3dGl4YSvSsqLjSjP17lBvUzZD-K

 

 

Siempre recordando a nuestra querida y amada Italia, que en cada pensamiento… poesía, poema… va dedicado a ellos y a todos los seres del Mundo y del Universo.

Seguimos y seguimos hasta el final trabajando por la «Cultura», esta es la que nos guía… nos lleva por el camino de la Sabiduría… y es lo que dejamos cuando nos vayamos…

Nuestra agradecimiento a las Academias, Centros Culturales de Italia «La Cuna del Arte», donde nos han reconocido y nos han premiado.

Y ellos, sin desfallecer, siguen también trabajando…

Un abrazo cariñoso para todos.

Mención especial a nuestra querida amiga y traductora de nuestros poemas del español al Italiano… Gracias, miles de gracias a Mirella de Blasio ¡Te queremos!

Y también a nuestro querido traductor Andrea Susca… gran persona, mejor amigo, que ha tenido la amabilidad de traducir del español al italiano.

Gracias eternas… querido Andrea, por tan magnífica traducción.

Un abrazo cariñoso.


Y con todo mi cariño y amor a mi querido hijo Tomás Morilla Massieu, poeta, escritor, pintor, escultor… porque estos libros salen a la luz gracias a él. Contra viento y marea, tempestades… en nuestra vida… hemos seguido con nuestra vocación ¡La Cultura! ¡No nos callarán! …donde siempre está presente ¡La Justicia, La Paz, el Amor… sobre todo el Amor! …porque el salvará este Mundo.

Gracias hijo, de corazón por dar tanto…

Un abrazo eterno… para siempre…

Nosotros sabemos que nuestros Hermanos de las Estrellas están ahí grabándolo todo…

¡Luz, Paz, Amor, Hermandad… para ellos!

Siempre están en nuestro corazón y pensamiento…

 

Prólogo

Siguiendo la senda trazada que el destino me tiene reservado… sigo escribiendo lo que me dicta el corazón según los momentos…

De amor, de desamor, de amistad, de las injusticias, del cambio de humanidad… la vibración del Planeta tiene que subir… hacernos personas llenas de Amor, Justicia, Paz, Hermandad… desterrar los celos, las envidias, el rencor… perdonando. Ser personas honestas y buscar en nuestro interior… Así, compartiendo nuestros «Dones», que son dádivas preciosas.

¿Han pensado por curiosidad que cada ser humano es una estrella que brilla en el firmamento, según su evolución?…

Todos somos hermanos de seres, de los animales, las plantas, el cielo, el mar, el aire y el viento… Si nos amáramos de verdad, ese mundo precioso que esperamos… será una realidad.

…Cuando florezcan las flores en primavera, y miremos todos al Sol, sonriendo… abrazados y queriéndonos… se acabarán las guerras, la maldad, el sadismo, la crueldad… vendrá la Justicia para todos por igual y el Amor remará en La Tierra y el Universo, y será esta tierra un paraíso.
Mientras… seguiremos pidiendo, rezando…

¡Esto es ya! El ahora…

 

I
A Benito Pérez Galdós
Mirando al Atlántico
«Escritor, Poeta de Gran Canaria»

¡Oh! Navegante solitario
¡Oh! Vigía de la mar
de las olas del cielo
de la tierra.

¡Oh! roca escultura
de tu obra

¡Oh! viento que esculpe
tu figura.

¡Oh! pensador
de tus pesares.

…Y la ola imponente
rompe en tu figura,
esculpe la piedra
rompe la ola,
en tu corazón
herido, amado…

¡Qué encierra
tu mirada!
tu lejanía profunda
tu obra a lo lejos..

¡Oh! pensador
de pensamientos

salió de la piedra
el hombre,

llévale tu mensaje
al viento
a través de los océanos.

El Atlántico
es tu mar

el Universo
te acoge…

no solo eres
Canarias
eres alazán
del Mundo.

¡Oh! libre pensador
de pensamiento

llévale tu mensaje
al viento

que difunda
tu obra
por todo
el Universo.

 

II
Amor eterno…

Vuela tu pelo
negro de azabache
como el alazán
desbocado…
el aroma del perfume
me envuelve
me apasiona,
de tus ojos de mar
desprenden llamaradas
de fuego, de amor,
entres mis brazos
siento tu corazón
que palpita…
cojo tus manos
ardientes
que se enredan
en mi cuello,
entre tus dedos
un lirio
que vela a las estrellas
…allí en ese instante
comprendí
el amor eterno,
en el Universo.

 

III
Girasoles

…Detrás de los girasoles
veo el Sol
reflejado en el espejo
del campo,
tierra sembrada
de ellos…
miran a la luz
allí los ojos
del adía
son la belleza
del mundo
por la noche
duermen…
al amanecer
sonríen…
…Detrás de los girasoles
está «la verdad»
de la vida…
¡la hermosura!

 

IV
Ayer…

Ayer bajé
a los infiernos…
y vi brazas encendidas
ardiendo de dolor
desesperación
cuerpos empotrados
en la arena
ametrallados, lacerados
abiertos de heridas
punzantes… ¡la guerra!
esa dama negra
la malquerida…
la que juega
con los hombres
a matar
con crueldad
con saña…
y vi seres, niños,
mujeres sin comida
sin techo ni trabajo…
«los derechos humanos»
pisoteados, arrastrados,
la corrupción impera
…y la arena del desierto
envolvió sus cuerpos,
para tapar..
espantosa vergüenza
de los hombres,
los mandatarios
que tienen a la tierra
prisionera con cadenas
…el Universo actúa
los lleva como un vendaval
arrastrados por el viento
al fondo del abismo…
hasta el final de los tiempos…
…Ayer bajé a los infiernos
y vi brazas encendidas
de dolor, sufrimiento…

 

V
Italia
al amanecer…

Y floreció la luz
en la madrugada,
aquella que en penumbra
me acompaña
en la campiña
La Provenza
llena de flores
verdes, amarillas, rojas…
el cielo y la tierra
se juntan
se abrazan…
olor a aire, a viento
de entre margaritas
amapolas, hierba verde…
me quedo dormida
soñando…
de verte…
en mi corazón te llevo…
siempre, siempre
estrella de luz
que guía mis pasos
…y por la noches
sueño……
que estoy en tus brazos
de tierra de aroma
de un Universo
naranja azulado
¡Italia!
al amanecer
¡Te Amo!

 

VI
Italia

En la barca
mirando la mar
transparente se puede ver
la arena,
en el fondo
minúsculos seres
ocultos en la tierra
ellos, nadan…
yo, busco
la vida…
en esa agua
cristalina, limpia
esa, la mar
que ama…
…y yo
me sumerjo
en ella
de noche y de día
trasladando mi sueño…
a la orilla
…En la barca
me quedo dormida…

 

VII
Italia
Vegetación del Etna

Árboles, inmensos
que se juntan
en la cúpula…
arremolinados enraizados…
verdes como aguas,
sembrando el aire
del color de la esperanza
troncos finos delgados
fuertes resisten
a la nieve, al temporal,
almas silenciosas
que cubren la tierra
hojas que se balancean
siguiendo el rumor
de la música,
¡la belleza de la tierra
es infinita!…
…árboles inmensos
que se juntan
en la cúpula…

 

VIII
Desierto del Sáhara

Dunas lenguas de fuego
que se deslizan
en el mar
de arena
ellas, en la noche
se oye su sombra
el rugido del viento
que forma
montículo de tierra
Sol en lo alto
que mira
acoge sus montículos
en formas sinuosas
en la noche
en la Luna callada
blanca azulada
que acompaña
el desierto del Sáhara
…Dunas lenguas de fuego
que se abrazan.

 

IX
Desierto del Sáhara

El abrazo
al crespón negro
nos dejó mi alma herida
sangrante de dolor
¡te vas muerte!
pero solo te llevas
mi cuerpo
carne que se deshace
en la tierra
se convierte en polvo
me elevo al infinito
la dimensión que me espera…
…así que el adiós
es, de alegría
no me verás llorar
cuando mi alma
vuele…
…el abrazo
el crespón negro
no dejó mi alma herida…
…¡es de alegría!

 

X
Esperaré al anochecer…

Entro de puntillas
y me abrazo
a la media noche
aquella que de puntillas
me observa…
dejo mi mente libre
abro la ventana
y dejo que entre
la noche
tan abstraída
estaba…
que no vi
que en volandas
entró la oscuridad
esa que se aclara
con el día
ella, me llevó
a las estrellas
allí descansé
en tu hombro…
el día llega
¡esperaré al anochecer!
así cubriré
mi rostro
si sueño…

 

XI
Nubes…

Nubes arrebujadas
blancas, grises, cobres…
azules de color
que abrazan…
remolinos de cielo
elevado a la cima
…y desde allí
la nada se refleja
en mi
que voy desnuda
llena de ti,
que la aurora
de la tarde
me envolvió
cuando te vi…
el rosa cielo
te envolvió
de amor
…nubes blancas
que envuelven
tu alma.

 

XII
Tu cabello rizado

Por qué tu cabello
rizado
se enreda
entre mis dedos
…es porque
las olas onduladas
viajan en tu pecho,
y yo
estoy en las estrellas
esperándote
asomándome al firmamento
y aquella estrella
rutilante
la que brilla
más en tus venas,
ese soy yo
que espera
a que amanezca…
…tu cabello rizado
se enreda
entre mis dedos…

 

XIII
Cada día

Cada día
el olor de tu cara
tu cuerpo moreno
desnudo…
añoro cuando…
la suave brisa
el Sol, el agua
inundaba tus brazos
aquellos fuertes
que apretaron mi cuerpo
como la suave rosa
que perfumó mis sentidos…
…así en mis sueños
estás entre nubes…
…y cuando te ríes
inundas de aroma
la roja sombra
que siempre
me acompaña…
…Cada día
estás…

 

XIV
Nubes… como la vida

Nubes blancas
que veo
pasar todos los días
son diferentes a diario…
formas caprichosas
negras azuladas
blancas…
como la vida…
ellas, corren
según el viento
en todas direcciones
huyen, gritan
de la confusión
inminente
del mundo en movimiento…
así se verá
que ocurre…
como las nubes
me quedo quieta
observando
…ellas van en todas
direcciones…

 

XV
Firmamento

Nubes que se abren
en el firmamento
tormenta oscura
que se cierne
sobre la tierra
seres indecisos, confundidos…
el lado oscuro
actúa…
si el diluvio
cae
limpiará la tierra
las estrellas
traerán la paz
y ellos, hermanos
de la tierra
ayudarán
a abrir los ojos
el camino es difícil
inseguro…
el canal, azul
del cielo
se abrirá
algún día
en el firmamento.

 

XVI
Ese barco velero

Ese barco velero
que se ve
a lo lejos…
se balancea
en las olas
al compas
del piano, la guitarra
que inunda
tu alma,
ellos gritan
con fuerza
¡que te aman!
…ese barco velero
eres tú…

 

XVII
El banco

Sentada en mi banco
del jardín
estabas a mi lado…
amapolas rojas de colores…
respiraba el aire
de fragancia
aquella sombra
tan suave
me rozó el corazón
herido…
hoy lo miro
me sonrío…
el frío helado
de la noche
sigue mis pasos,
el silencio me acompaña
…ya, el banco está vacío
no el olor a jazmín,
a través del tiempo
sigues ahí…
Sentados los dos
en mi banco
del jardín.

 

XVIII
Cayó a la tierra

Aquella agua
transparente
que cayó
del tallo de la rosa
brilla como cristal
donde está
tu cara,
¿por qué me dejaste
tan sola, desamparada?
hoy la miro
la acaricio
esa lágrima suspendida
cayó en mi mejilla
a los labios
rojos de mi rostro
sonrojado,
y de mi sonrisa
recibes la caricia
que siempre te mando…
de mi alma enamorada
…aquella lágrima
transparente
cayó a la tierra.

 

XIX
Recuerda…

Al lado de mi puerta
hay dos cubos de flore
ellas adornan
la entrada
perfuman tu llegada…
y cuando abro
la puerta
te veo en mi alma
sonríes, me abraza…
pero al darme
la vuelta
está vacía la estancia
oigo pisadas
que se alejan…
una flor de jazmín
en el suelo
…eres tú
que me aguardas…
…al lado de mi puerta
el olor a flores
me recuerda…

 

XX
En la sombra…

Vivo en la sombra
de mi vida
donde no se ve
quien soy
solo lo que quiero…
debajo del almendro
están ocultos
mis miedos…
no son miedos…
son recuerdos
del ayer
llenos de luces, sombras…
que ya se fueron
desdibujada la espera
de la estancia
vacía
de todos los que se fueron…
se unen a mí
en el recuerdo.
…Vivo en la sombra
de mi vida…
el almendro.

 

XXI
En las Cumbres de Gran Canaria…

En las Cumbres
de Gran Canaria
hay una voz
que me llama…
es la voz del silencio
que aprieta mi garganta
que hiere , que ama…
veo riachuelos de agua
salada
que caen a lo largo
de mi morada…
..él se fue
por ese camino
de luz blanca,
el que veo
en sueños
cuando cierro los ojos
y en tus brazos
soy agua
limpia transparente
…en las cumbres
de Gran Canaria
hay una voz
que me llama…

 

XXII
El río de la vida…

Y aquella carretera
tan larga
y llena de baches
empedradas,
es… como la vida…
seguí caminando
con mi mochila
a cuestas,
al final
estabas esperándome
tu cara
llena de humo
de hollín, de negro
…aquellos ojos profundos
negros
son los que me aguardaron
nadando de amor
en el río de la vida…
sonriéndome
te amo más allá…
…aquella carretera tan larga
es… como la vida…

 

XXIII
Dormida…

Dormida en la arena
en el hueco de una roca
mi pensamiento
vuela
al otro lado
del océano
gaviotas alrededor
en la orilla
viendo venir el agua
cambió de blanco azul
a rojo
rojo de amanecer
de tristeza de llanto
de un mundo
perdido…
el eslabón del tiempo…
cambió…
…dormida en la arena
mi pensamiento
vuela…

 

XXIV
Las hojas del tiempo…

Y de las copas
de los árboles
se desprendieron las hojas
que cubrieron mi cuerpo
el libro cerrado
de mi vida…
fue abierto en un instante
y las páginas
se sucedieron
de esfuerzo, coraje
lucha, sufrimiento…
…y clamé al cielo
¡Justicia al Universo!
tanta injusticia, desdicha
no puede quedar impune
…y ahí quedó escrito
mis risas, llanto
vivencias, de dicha
desdichas…
…las hojas volaron
al firmamento…

 

XXV
Eres tú…

Aquella rosa rosa
que me dejaste
en la arena
son las hojas
del tiempo deshojadas…
que estuve
a tu vera…
el día estaba
nublado, oscuro
el barco partió
sin rumbo…
y aquí entre la arena
te espero…
me dice la caracola
que no oiga
que no te espere…
…es mi corazón
el que habla…
…entre arena y agua
oigo un suspiro…
eres tú que me llamas…

 

XXVI
Si yo te encontrara…

Si yo
te encontrara…
cuantas cosas
te diría
y mirándote a los ojos
hablarían ellos…
Cuanto te quise
y te sigo queriendo
en el manantial
de agua clara
donde tu rostro
y el mío
se juraron
que nunca se separarían
sigo debajo del árbol
aquel
que cogiste una flor
la llenaste
de Amor
y me la diste
en la mano…
…sigue el camino
sonriendo…
encontrarás el amor
de tu vida…
¡la vida!

 

XXVII
La puerta

Esa puerta que parece
cerrada…
que se cae
de la luz de lágrimas
está abierta de par en par
esperando que entre
despacio…
y como los brazos
abiertos
mis abrazos de paz en silencio
ese azul que veo
cada vez
que se acerca el amanecer
que espero
en el suelo transparente
se ve mi rostro
…es que está
inundado de agua
nadando mi alma,
alas que vuelan
al más allá…
…esa puerta
que parece cerrada
está inundada
de lágrimas…

 

XXVIII
Son ellos…

…Esas cúpulas
que están habitadas…
son las almas
muy avanzadas
que vuelan conectan
en círculos plateados
alrededor nuestro…
ellos llevan escondido
el secreto
de la inmortalidad
del alma
quiero volar a otros mundos
convivir con ellos…
amar tanto el infinito…
regresar a la tierra
escribir la historia
más allá
de las estrellas…
…esas cúpulas
que están habitadas
son ellos
¡que nos aman!

 

XXIX
Miro hacia abajo…

A veces entre el trigo
tan alto…
miro hacia abajo
veo pasar el tiempo
que no es nada…
solo horas
días…
camino sin descanso
sobre la tierra
el Sol abraza
mi cuerpo
cuando el Sol
me quema
y en el pensamiento
quedan
las entrañas
del huerto
aquellas sembradas…
de Amor y amargura…
mirando de frente
a ver
si veo el final
de la siembra.

 

XXX
La espiga…

La espiga
tan alta, tan esbelta
nunca se doblega…
se parece a mi
que mira de frente
aunque el vendaval
la tire
por tierra
derrotada, herida…
vuelve a enderezar
su cuerpo
sin daño…
siempre luchando
contra la adversidad
como la vida…

 

XXXI
Sin palabras…

Recuerdo…
cuando ibas caminando
sin descanso…
aquellos pasos
cansados duros…
mirándome sin hablar
hablando…
Y aquel pensamiento
en tus labios
me hizo reflexionar
el Amor florece
solo con la pupila
de color
no hace falta
la palabra
el reflejo en la mar
que viene hacia mi
es tu estampa
lleva el agua
tu mensaje
sin palabras…

 

XXXII
Sin palabras…

El no ser…
el cuerpo sin aroma
no existió…
dejando limpio el recinto
cuando se levantó
olió a hierva
fresca
a agua cristalina
a Cielo reflejado
en el mar,
a las aves que vuelan
a río silencioso
que pasa…
a la bara del sauce
que no se doblega…
y fue
cuando su mente
volvió a renacer
…existió para la
eternidad…
allí volvió…

 

XXXIII
El piano

Halo misterioso
que cubre las teclas
de una bruma
blanca transparente
que suena
a música Celestial
alrededor los Guías…
¡la inspiración!
que viene del Universo
…y aquella armonía
traspasó el aire
el Cielo
los acordes movieron
los sentidos del alma…
música que llena
vibra…
extasía y me transporta
a través de las olas…
…mis manos
me llevan
al infinito…

 

XXXIV
Las espigas

Cuando el reflejo
del agua
me baña mi cuerpo
son las estrellas
que adornan tu pelo
blanco tan blanco
como la nieve
y aquellas miradas
de luciérnagas
encendidas
son tus ojos
que me miran
desde arriba…
ayer, miré tus campos
abracé las amapolas
y miré las estrellas
tu flor preferida
las espigas,
ellas son
como mis alas
tan fuertes, grandes
que nunca se tuercen
ni se doblegan…

 

XXXV
¡El milagro!

Aguador Celestial
que me traes
el agua
del manantial,
te agradezco tu dádiva
solo necesito la tierra
la casa de mis sueños…
donde florezcan las flores
siembre el trigo
tengamos pan,
y del Cielo
la lluvia
esa bendita lluvia
de rayos blancos
azul finos hilos de plata
…y en un espacio del tiempo…
¡tu altar!
¡Cielo, mar, aire!
tierra
el Amor
es la siembra…
…Aguador Celestial
el milagro está…

 

XXXVI
Agua salada…

Gotas de agua
del rocío
de la noche
que caen desprendidas
del cielo
y aquella nube blanca
como mi cara
tan limpia y serena
llena de agua salada…
a lo lejos
desdibujada
¡tu figura!
vienes descalzo corriendo
a mi encuentro…
en ese sueño
te espero…
siempre te seguiré
queriendo…

…gotas de agua
del rocío
de la noche.

 

XXXVII
Mis secretos

En el hueco
de mi cuarto
con mis libros
sus escritos dibujo…
hace del cielo
sus cuartillas
un rayo de luz
su lápiz
la vida que lleva
dentro
ella no la cuenta
solo su alma
lo sabe…
y el triste pensamiento
la lleva
por los mares
por el mundo
su imaginación
no tiene límites…
es… tan grande
el Cosmos en su casa
el Cielo y Tierra
en uno…

 

XXXVIII
Como pudieron…

¡Ay! de mi
¡que no supe
ver desdicha!…
solo amor
de dulce enamorada
¿cómo mis ojos ciegos
si yo siempre te quise
y siendo yo tan querida…
¿o no?…
por la línea sinuosa
de la playa
cuento las caracolas
de las piedras del camino…
¡aguanté tanto…
que mi yugo
se hizo tan pesado…
pensando en ti…
¿por qué me elegiste?
cual doncella pura
inocente enamorada
maldigo a tu familia
que me destrozó la vida…
ellos el lado oscuro
de la humanidad…
se celó en la mía
la humilló…
en sus dulces sueños…
…hoy, la maldición
no existe…
solo congoja y llanto…
pena, desencanto…
tendrán que cargar
su culpa…
de esa niña tan feliz
enamorada… dulce…
¿Cómo pudieron
guardar un secreto?
a costa de una
desdicha…
¿cómo pudieron?

…Hoy hay perdón
el dolor queda…
se va diluyendo…

 

XXXIX
Recuerdos de mi bisabuela
Carmen Matos

A mi recuerdo viene
la casa soleada
llena de flores,
de perros, del jardín
perfumado…
aquella bisabuela
que tanto me quería
abuela Carmen,
pelo blanco, puro,
ojos donde el mar
juega a ver el Sol
y el agua azul
se transparenta
en su mirada,
el niño Jesús
primoroso en su cuna
lo pone en mi abrazo,
que con cuidado lo abrazó…
su cuarto, paredes blancas
suelo de madera, que me encanta,
y el rosario está
al lado de su cama,
el Sol ilumina la estancia
enredadera de colores,
en la balconada…
ella silenciosa viene…
me abraza…
al lado en sus hombros
manos amorosas
la protegen
Nicolás Massieu y Matos
su hijo pintor de Gran Canaria
mi tío abuelo,
mi tan querido
tío Colacho
veo sus sombras
en mi lado…
¡queriéndome!…

 

XL
El ovillo de mi vida

Una vez
cogí el ovillo
y fui
desgranando
los hilos de mi vida…
de uno en uno.
Cada vez
que desandaba…
me inundaban sensaciones…
y que dejé
una carrera perdida…
por ayudar a mi madre,
a mis hermanos
¿cómo pude soportar
tanto dolor, desconsuelo
llanto?…
la fuerza del sentimiento
¡el amor!
triste, engañada
¡cómo pude estar tan ciega
en el corazón no se manda…
se ama… se confía…
…el hombre elegido…
una quimera
un mal sueño…
¡que pena!
Una vez…
cogí el ovillo
y lo desenredé…
¡El Amor lo puede
todo…
¡feliz de ayudar
a una madre!

 

 

XLI
La flor

Yo no sé
por qué el suelo
frío donde
la piedra
descansaba
dejó suspendida
la gota de rocío
que cayó
sin esperar
que la cogiera…
ella tan bella
se llenó de dolor
y como flor
inacabada
se deshojó sola
aquella transparencia
en el suelo
pasó inadvertida
casi sin verla…
allí se quedó
sin que nadie
la viera
solo alguien
la reconoció.


XLII
El Todo…

El alma vaga
sin descender
solo acompaña,
en un instante
conecta con el Ser
en la noche
blanca de Luna llena
me acogió
en el resplandor
de la Luna
nunca vi
tanta maravilla
hoy, tras el cristal
veo la magnificencia
del Universo
ahí la conexión
con el Alma
comencé a leer
en la arena
allí encontré
lo que buscaba…
el todo…


XLIII
El jardín

Castillos de arena
casas encantadas,
el perro a mi lado
ni siquiera ladra…
vienen las musas
que la acompañan…
y la luz
alumbró el alma
¡silencio! que viene
gente…
ella
enmudece, ni habla…
está sola
sola acompañada
tan tierna, inocente
del claro de luna
de la noche
estrellada…
y sigue ensimismada…
en sus juegos…
no hay mundo fantástico,
…es la fantasía…
¡la que reina en su vida!


XLIV
Pelo azul

Pelo azul
como la mar
a la luz
de la Luna
¡que orgullosa estaba!
la corona
de flores
en su cabeza engalana,
salía de noche
salía de día…
y aquel oropel
resplandecía…
caminaba despacio
sin prisas…
en su andadura
ya se adivinaba…
la poesía, la escritura
en sus labios
en su alma
brilla la risa, la tristeza
el llanto
pero ella caminaba…
sin prisas…


XLV
Amistad

Calles desiertas
amigas sinceras
se dan la mano…
de lejos se ven
se alejan
y aquella amistad
queda para siempre
en el recuerdo…
en el corazón…
árboles, sauces llorones
se rinden a su paso…
ella los mira
sin mirar…
los acoge
en su seno
la consuela…
a lo lejos
faroles encendidos
que se apagan
llora en silencio…
se aleja la amistad
adiós
ya no se si te vas…
¡queda el cariño!…


XLVI
Sollozos

Rodeada de flores
se siente sola
¿o tal vez acompañada?
el corazón le estalla
su amor se va…
su corazón herido…
no se lo dice…
¡quiere morir!
llora en la almohada…
nunca sabrá
de gran amor
que se ocultó
en llamaradas…
el triste adiós
no se produjo
se guardó los sentimientos
en lo profundo
del océano…
…cuando se fue
se ocultó ella
entre lágrimas
y sollozos
nunca se lo dijo
él no se enteró de nada
miró de lejos…
esperando…


XLVII
Encantador de serpientes

Apareció un hombre
encantador de serpientes…
ella se enamoró
nunca supo
que ocultaba…
pasaron los años
viajaron por las montañas
valles…
de un extremo a otro
sin tregua, ni descanso
ahí seguía ella
amparando a los hijos…
al encantador
mirando el futuro
sin saber
que ocurriría…
pasó el tiempo
todo se convirtió
en cenizas
y aquel amor
se deshizo, se esfumó
¡pobre Virginia!
tan confiada
era engañada…
pero su amor
la cegaba…
…apareció un hombre
encantador de serpientes…


XLVIII
El molino

Estrellas encendidas
desde mi azotea
molino que gira
sin descanso
lentamente
y las aspas se balancean
ruedan
día tras día
subo a ver
el molino
ni de noche
ni de día
descansa
y quisiera ponerle
un lecho de rosas
descansaba en la tierra
rodeado de aromas…
él me sonríe
me da las gracias
todos los días
cumple su misión
no se cansa
sigue la rueda
sigue el molino
de lejos agito
mi mano…
¡adiós molino!
fuiste en mis días
el futuro de mi vida…
el no se cansa
como yo…
la rueda sigue…


XLIX
Trabajo…

Extraños sueños
en la mañana
donde recogía
todo lo vivido…
iba ella tan
de madrugada
a trabajar…
con sus años
contenta feliz
sin rechistar…
con ella
llevaba su cuaderno
siempre escribiendo…
siempre pensando…
y las letras
se confundían
se fundían
en el trabajo
ella pensaba…
mañana será
otro día…


L
El viaje

Surca los mares
abriendo paso…
va el barco
a su destino…
ella, contenta
aventura fascinante
que vive
sin creérselo…
olas imponentes
delfines, ballenas…
la Creación de Dios
en La Tierra…
serena, tranquila
a veces callada…
piensa en su vida…
¡que feliz se siente!
ni siquiera
piensa en el mañana
con trece años
¡está tan contenta
el barco la lleva
a la Ciudad
de Barcelona
que belleza
de viaje
y ella tan ingenua…
…surca los mares
abriendo paso…
el barco imponente.


LI
Barcelona
Pueblo Español
Catedral de Gaudí

Ciudad belleza
rincones ocultos
fuentes de ensueños
Catedral de Gaudí
la inmensidad
de un genio
plasmada en columnas
donde en el pensamiento
anida…
¡la creación!
Pueblo Español
adoquines, silencios
de otras épocas
balcones sevillanos…
imaginación de ella…
trajes largos de lunares,
de pandereta,
mantones de manila
“y la mariposa volando
se posó en su mano”…
irradiaba colores
voló a un árbol
la acequia seguirá
el agua caída…
sus manos…
refresca la cara…
su padre la llama…
despierta del sueño…


LII
Barranco

Surcos de barro
en el barranco
corría, reía…
el corazón se estremecía…
aquella aventura
jamás la olvidará…
¡era tan pequeña
que feliz se sentía
pies desnudos
donde el agua
y el barro
se mezcaln
en un sin fin
de recuerdos…
la mano de la rama
la acoge…
sin tino alocada
sin pensar el peligro…
andadura del tiempo…
…surcos de barro
de fuego…


LIII
Trabajo todos los días

Pasión donde
el querer
hiere…
la flecha se clavó
en la hendidura
de una inocencia
perdida…
niña, mujer
en un instante
donde el trabajo
te hace mayor…
ella amó
al instante, al momento
el encantador…
y las cadenas
empezaron a formarse…
¡silencios alrededor!
ella feliz, enamorada,
día a día
responsabilidad comprometida
y la puerta
se abría todos los días…


LIV
¿Por qué yo?

Paisajes desdibujados
nieve, lluvia,
cielo plomizo…
ella, caminaba
por los montes de La Cumbre…
la niebla espesa, misteriosa…
descubriendo la hermosura
del Universo
sus ojos se abrieron
a un mundo
precioso, misterioso
fascinante…
y allí miró al cielo
pidiendo clemencia…
¿por qué? yo…
sabía algo…
laberinto sin salida
envuelto en mentiras
y patrañas…
sueños que se repiten
a lo largo de su infancia
¿por qué?.


LV
Agua clara…

Agua clara
agua celeste
que salpica
mis manos
y pies
cuando camino…
por esa arena
amarilla
llena de piedras
sin que hubiera
ni un recoveco
para deslizarme…
y aquellos pies y manos
llenos de heridas
de sangre
salpican mi rostro
mi corazón
tan lleno de heridas…
…hoy curadas…
del mar que me trae
el rostro
más amado…
tú.


LVI
El ruido del mar

Desde lo alto
del acantilado
vi la inmensidad
del mar
del horizonte,
se unía el ciclo
y el mar
y en esa unión
vi tu cara
reflejada
en su rostro
aquella que me acariciaba
me consolaba…
estreché
en mis brazos
de mar,
una ola imponente
se interpuso
los ojos transparentes
me amaron…
ya no estoy sola
el ruido del mar
me acompaña…


LVII
Te contemplo

Sentada
en el rincón
de mi piedra
donde ella
guarda mis secretos…
está a mi lado
mirándome…
y yo
ramalazos de lluvia
que caen en ella,
pero es fuerte
como el hierro
nada pueden
solo está protegiéndome,
sigue cayendo la lluvia
es agua de la alta
pradera
rodea mi cuerpo
cubriendo mi rostro
nadie ve
mis ojos
solo ella pone hierro
puerta
en mi estampa
…sonrío de verte
otra vez a mi lado…
…sentada en el rincón
de mi piedra
te contemplo.


LVIII
El rumor de las olas

Y del rumor
de las olas
me llevaste
en tus brazos
aquella espuma
de mar
se extendió en mis entrañas
aquel amor
que vino de lejos…
se fue a lo más
profundo…
las hojas verdes
de los árboles
cubrieron nuestros cuerpos
de verde mar
la piel,
de blanco como un espejo
allí miramos los dos
y nos separamos
sin decir
te quiero…
solo un ave
pasó volando…
se llevó nuestro amor eterno
nuestros labios sellados
no hacen falta palabras…
el roce de nuestra
piel
son células
que se aman
¡ellas, henchidas
se aman!
…y del rumor
de las olas
se oye…


LIX
Isla de San Borondón

Resurgió la isla
misteriosa
en medio del océano
en ¡las Islas Canarias!
de un color jamás visto…
emergió dando un mensaje…
ella, majestuosa
se una a la tierra
palabras que transmite
a través de las olas…
la envuelven la arropan
se sumerge lentamente
…y en el transcurso
del tiempo
vuelve a aparecer…
…la velocidad de la vida
nos enseña
que hay Otros Mundos
habitados…
ellos, están ahí…
solo los ven
los elegidos…
resurgió la isla misteriosa
¡San Borondón!


LX
A través del tiempo…

…Miré a través
del tiempo…
todo lo ocurrido
jamás soñé
lo que vi…
ellos, nuestros hermanos
de las estrellas
¡nos protegen!
si no fuera así
ya habríamos desaparecido…
nadaríamos perdidos…
seamos con nuestra
misión…
¡la Cultura que no muera
seguirá viva
mientras haya seres
sembrando conocimientos
reguero de flores
perfumadas…
en el recuerdo…
…Miré a través
del tiempo…


LXI
Hotel más pequeño del Mundo
dormir sobre el mar
«Islas Canarias»
El Hierro

Rocas escarpadas
donde rompen
las olas de espuma
blancas
sobre el acantilado
museo Hotel de la mar
raíces de árboles
que se internan
en la roca
paredes rústicas decoradas
estrellas de mar
traje de buzo
antiguo…
sogas que enlazan
la casa
olor a mar
escaleras que suben
barcos en alta mar
cae el sol
luz de lectura
en redes dejaron
silencio y calma
a lo lejos…
donde se ve
el infinito
¡la hermosura!


LXII
Virgen de los reyes
El Hierro

Te trajo un barco
de allende de los mares
ermita, santuario
blanco de teja roja
campanario de campana
que suena al alba,
los pastores te trajeron
te adoraron…
picón negro adorna
el suelo
flores de colores
techos de tablones
de madera,
retablo de azul rojo
verde azul.
Ojos negros que llaman
a orar
te pido ayuda
por el Mundo
el Universo
la paz
las flores de bellos
colores adornan
el altar
y aquel manto
de rosa
acoge al peregrino
le da cobijo
la paz, el amor
misteriosa
cueva de piedra.


LXIII
Tu mirada…
A Aless Gibaja
con cariño

En la transparencia
de tu mirada
me adentro
en el laberinto
de tu alma
todavía hay
recovecos
que no encuentro,
que no conozco…
pero si veo
tu color
pura blanca,
tienes algo que decir…
transmitir el Amor
a los demás…
tus enseñanzas, vivencias…
por la entrecortada
carretera de la vida…
…aunque el agua
camine sinuosa
a lo largo
de la montaña,
aunque haya seres
que la vean
azul, roja, verde
amarilla, morada…
ella no deja de ser
agua pura, cristalina
sigue su camino…
porque la pureza
no está en su color
está en su interior
en el corazón
como tú…
Alees Gibaja,
y este es
¡puro amor!
…En la transparencia
de tu mirada
me adentro en el laberinto
de tu alma.

Una palabra
más allá
del Universo…

A todos los Radioaficionados
del Mundo…

Las ondas del aire…


LXIV
A todos los Radioaficionados
compañeros, amigos del Mundo

¡Hola compañero
amigo!
donde siempre te tengo
en el corazón, en el alma,
un día conectaste
al aire, al viento
salió tu voz
la que se lleva
dentro…
ella, no engaña
es honesta, sincera
se quedó la siembra
para siempre…
palabras al viento
al Universo
…amigo compañero
querido
estás en mi corazón
en el alma
¡hasta siempre
compañero!


LXV
A todos los Radioaficionados
del Mundo

La Radioafición,
ella, no morirá
nunca
porque siempre habrá
una voz en el aire
que escucha
que habla…
la electricidad
que genera, es energía…
es la hermandad
de hermanos
que ayudan, socorren…
como el marinero
que se encuentra
en la mar,
nosotros, en el aire…

Hermandad, solidaridad
héroes, anónimos
que ayudan
la cadena de Amor
comenzó
¡en las estrellas!


LXVI
Al amigo Radioaficionado

Compañero, amigo;
¿se ve el mar?
…¡Si!, se ve
la mar
el cielo, las estrellas
las nubes…
donde va
la barca remando
con los remos
nuestros pensamientos…
¡la palabra!
ella, tan llena
de esperanza
de amor, compañerismo
es…
¡también poesía!


LXVII
Y el dolor del alma…

…Y del dolor
del alma
me elevé
como aire
una nebulosa
me cubrió la piel
aquel olor
del cielo, flores,
sentí la alegría
de otro plano,
y las cúpulas
se abrieron,
entré de puntillas
sin que me vieras…
tu manto azul
medallón en el pecho
se abrieron los brazos
al fin
regresé a mi hogar
¡el firmamento!
…y del dolor del alma
¡a la alegría!


LXVIII
La guerra

Era color rojo
se iba
como la lluvia
mezclada con el agua
corría carretera
abajo roja, tan roja
como la sangre,
…eran los muertos
de la guerra
destrozos de hierros
retorcidos del dolor
…y ella caía
sin ver , sin sentir
ya la amargura, la hiel
gritos de libertad
que hielan las venas
y el sentir
no sentir del ser humano
destroza, hiere
mi alma,
de la mirra
amarga, tan amarga
que mis sentidos,
se vuelven águilas
de huir del desastre
de tanto desatino.
…Era color rojo
se iba
como la lluvia
mezclada con el agua…


LXIX
El encuentro… con ellos

En el mar
donde planté
amapolas, jazmines
madreselvas…
huele a fragancia…
esperando mi regreso
allí en la arena
está mi cuerpo
dormido…
entre nubes de agua
caracolas, algas
que adornan
mi pelo negro
en cascadas rizadas,
carreteras de raíces
en todas direcciones
en ninguna concreta
solo esperando
que vengan…
ellos vendrán…
…y el mar
sonrió en mi encuentro…


LXX
Brotó de nuevo

No sé
como huelen
las rosas
cuando te duele
el alma
pero si se
que te llegan
al pensamiento
afloran en tus sentidos
y nacen
las mas bellas
poesía, poemas
versos…
y aquel olor
de la rosa
me recuerda
a tu alma
ella vagaba desnuda
yo la arropé
en mi pecho
le di calor
besos…
y aquella dormida
semilla
brotó … volvió
el olor de la rosa
¡el amor!


LXXI
Leyendo mis pensamientos…

Sentada leyendo
mis pensamientos…
las nubes
¿qué salen de mi?
…lo saben todo…
por eso caminan despacio
observando, mirando
acompañando…
aquellos hilos de plata
se tejieron en el cielo
fue una tela de araña
nos atrapó
en el tiempo…
hoy miro y sonrío
ya no hay tela
ni puntadas, ni hilos…
¡se deshizo el hechizo!
…sentada, leyendo
mis pensamientos…


LXXII
El Jazmín

Siempre dejo
que ellas
impregnen la estancia
las miro tan blancas
parece que hechizan
y aman…
se va esparciendo
el olor, la fragancia
el Jazmín
una de mis preferidas
¡las flores!
me encantan…
ellas sonríen
me acompañan
…siempre dejo
que ellas
impregnen la estancia
la mágica luz
las acoge…
¡el jazmín bella flor de un día!


LXXIII
Otro Mundo…

Luz a lo lejos
azulada celestial
música
que altera los sentidos…
naranja, blanca, verde…
playa transparente
de motitas plateadas
círculos naranjas, violetas
todo gira alrededor,
el agua verde, azulada
baña mi cuerpo
de cristal
transparente,
y del interior
de mi mente
salieron pensamientos
hermosos, sublimes…
la luz, el Amor
perdura en el cosmos…
estuve suspendida
en el aire…
…abajo en la tierra
tiene que cambiar
el Mundo perdido…
confusión de identidad…
el día de mañana
está cerca
utiliza mi mente
sueña…
ese sueño será
una realidad.


LXXIV
El cambio…

…Aunque el huracán
de aire, de viento
tierra fuego…
…aunque intenten
cerrar nuestras bocas…
aunque quieran
encadenar
nuestros cuerpos…
seguiremos nuestro camino…
trabajando por la humanidad
y el Universo

así un día
no muy lejano…
la luz de Dios
iluminará La Tierra

…y ese día
será de esplendor
¡la Paz y el Amor
reinarán en el Universo!


LXXV
Cintas azules

Cintas azules
que salen
de los brazos
de la libertad
de un pueblo
subyugado, amenazado
la ley mordaza
para nosotros…
ellos, los mandatarios
salen libres de tanta
corrupción… maldad
…y las cintas azules
volaron de brazo en brazo
de mano en mano…
tras la palabra
al grito de esperanza
se las llevó
el firmamento
en cada una de ellas
los nombres de los oprimidos…
así quedará escrito…
para la eternidad
Padre Nuestro…
¡el Dios de todos!
los seres de la tierra…
Jesús, Buda, Mahoma…
todos absolutamente
¡son nuestros maestros!
¡Paz, Amor, Luz
en La Tierra!
¡Dios nos Bendiga!


LXXVI
Ya es hora de marchar…

Viniendo con los brazos
abiertos
me refugié en ellos
y la sonrisa
de amor
lleno mi corazón,
tan cansado…
…es tiempo de regresar…
dijiste…
el alma voló
sin saberlo
no miré hacia atrás
ya la siembra
está…
me envolviste
en tu capa azul
así regresé
de donde vine
¡las estrellas!
…en tus brazos
me refugié
en ellos.


LXXVII
Aguas turbulentas

Aguas turbulentas
oscuras
donde los círculos
bailan…
el fondo revuelto
inquietud en el aire…
y del fondo
surgió el presagio
más negro…
…deja tranquila
tu mente
acuéstate mirando
el cielo
remanso de paz
sosiego, relajación
de ¡lo bello!
aquellas aguas
tan negras
se convirtieron
en sal
y del aire
brillantes cayeron
de las ramas
oro, plata…
del centro de La Tierra
¡la luz de la humanidad!


LXXVIII
…De otra Galaxia
venimos…

Dejé mi cuerpo
inerte
a merced
de las olas…
solo mirando las nubes
con los ojos cerrados…
esperando un vaivén
o el fondo
como cama,
allí la arena
es mi tumba
no es la muerte…
es revivir del astío
de la sin razón
de la crueldad
injusticias malsanas…
…volví a la superficie
sin dolor
solo con esperanza
vi volar una gaviota
¡ella si que es libre!
yo me encuentro
aprisionada
entre piedras cadenas
del hombre cruel
malnacido
también seres buenos
de buen corazón
esos son de otro mundo…
de donde venimos…
¡Otra Galaxia!
…dejé mi cuerpo
inerte a merced
de las olas…


LXXIX
Paz en La Tierra
Desierto de Túnez

Arena amarilla
desierto de arena
hombres, mujeres…
reflejo de siluetas
en la sombra
del agua,
camellos fuertes, valientes
mirando el horizonte…
a salvación del desierto
de las montañas
arena rubia, morena,
que atraviesa
el camino…
al final
el oasis, palmerales
verdes, agua…
el caminante se vaya
su ardiente sed
le detiene…
el agua de la vida…
le salva…
…arena amarilla
el mundo un desierto
que haya Paz
Amor
el agua bendita
Jesús de Nazaret
el caminante
con su bara
detiene…
a ese mundo cruel
sin entrañas…
Las maravillas de esta
tierra
se tienen que Amar…
¡Paz en La Tierra!


LXXX
Mano azul ¡Cruel!

Mano azul, cruel ambición
monedas de plata…
y la corrupción
del hombre
nos lleva al final
del abismo…
estamos al borde
la quiebra de la tierra
se resquebraja
cielo negro, nubes marrones
encapotadas…
¡de los sin piedad!
y nosotros quietos
paralizados…
de tanta mezquindad
¡Basta ya
mandatarios
iros lejos
tan lejos…
como el tornado
el huracán.
que los entierren
en el fondo del abismo…
donde nos han llevado…
…y arriba la bandera
de la Paz
el Amor, la Libertad
Hermandad…
Caminemos todos juntos
abriendo el camino…
sembrando…
a Unión la fraternidad…

 

 

CXXIV
El amor es el camino…

Siento el dolor
la angustia
de esta cadena
que nos atenaza…
crueldad inmensa
con los seres de La Tierra
los animales, las plantas…
el planeta…
anillos de hierro
que atenazan mi garganta
lágrimas de llanto
retorcidas aguas
que navegan
por mis entrañas
sin comprender…
…y las cadenas se deshicieron
en eslabones
que encierra este mundo
que va en dirección
equivocada…
a la deriva…
Volveremos a abrir
los ojos ¡a la verdad!
el Amor
es el camino…

 

CXXV
Que sabe nadie…

Que sabe nadie
lo que he vivido…
que sabe nadie
lo que he sentido…
que sabe nadie…
solo mi corazón
que me habla…
el escucha…
se llena de Amor
y me Ama…
aquella estrella
del Cielo
me alumbra todas las noches…
desde mi ventana
veo el reflejo
de tu luz
que siempre
me acompaña…
…es mi Amor
encendido…
en las noches oscuras
claras
de Luna llena
que viven en mi pecho
…¡es mi corazón
que me habla…
…que nadie sabe, nadie!…

 

CXXVI
El pájaro

El pájaro
ya no canta
se le fue
el compañero
ya sus trinos
ni se oyen
solo sus lamentos
teñidos de azul
de amarillo…
¡que solo se ha quedado”
ya no tiene
quien le ame
quien le cante
ni acompañe…
…se oye a lo lejos…
una música
algo extraña
es, el lamento
del alma
que le ama de lejos…
…que solo se ha quedado
…el pájaro.

 

CXXVII
Te añoro
A Fernando con amor

…Desde aquí
te añoro desde lejos…
en la vendimia
en los trigales
en la tierra
enriquecida…
está mi corazón
dañado de tu marcha…
tal vez
es la libertad
que necesita
al aire, al viento
libre como un cometa
que vuela, que canta
que ríe, que sueña…
…y la sonrisa
de tu cara,
es mi alma,
que me encanta
…desde aquí
te añoro desde lejos…

 

CXXVIII
El pájaro dormido…

…Silencio de una melodía
que oía
todos los días…
¡aquellos cantos
de los dos
tenores de mis sueños!…
que me despertaban
al alba
hasta el anochecer
cantando…
¡que triste me he quedado
que vacío en mis entrañas!
ya no se oye
el silencio, del fino
del acompasado trino
que se eleva
afinado, acompasado…
…el otro, está dormido…
llorando a su compañero
¡ya no se oye cantar
solo silencios lastimosos!
…silencios de melodías
que oía
todos los días…

 

CXXIX
El alma que vuela

Arena que se me escapa
entre los dedos…
mientras el río
de sangre
se desliza por la tierra
ladera abajo…
y llegó el anochecer
dormido
en la eternidad…
del azul del cielo…
…así en lo alto
de la montaña
se ve la cima
allí se va
mi espíritu,
mi cuerpo
se queda…
…arena que se me
escapa entre los dedos…
es el alma
que vuela…

 

XL
Ventana al mar

En aquella ventana
al mar
comprendí
que mi alma
voló
como un pájaro
de rama en rama,
dejé mi corazón
recostado junto a ti,
y me fui
allende de los mares
aquellos luceros azules
que cayeron al mar
de nostalgia…
…eran mis ojos
que no querían
ver…
hoy, no se donde encontrarte
…esa niña, mujer
que se fue de mi vida
se quedó en el océano
…en aquella ventana
al mar
comprendí que te amaba…

 

XLI
El adiós

Cuando se dejan
las hojas verdes
atrás
hay un camino…
allí dejé
la vida…
en un puñado
de tierra
de barro
bajo el cobijo
de las piedras…
así me arrepentí
de lo hecho,
y mi amor
quedó maltrecho
no supe
aprovechar el momento…
oigo música
de lejos…
…es que vienen a buscarme…
el adiós de lo vivido…
…cuando se dejan
las hojas verdes
atrás…
hay un camino…

 

XLII
Todos los días…

Un alma
que sonríe…
a veces llora por dentro…
esperando que el cauce
de su riachuelo
florezca de agua dulce
de amor de esperanza
…si te encuentras
con ella,
ámala, quiérela
¡puede ser
un Ángel
aquí en La Tierra!…
…Un alma
que sonríe
escúchala, abrázala…
dile que el río
pasa, respira, vive…
todos los días…

 

XLIII
¡Cuidado!…

Frío helado
de ramas congeladas
donde mora
la muerte,
en aquella curva
…de velocidad inducida
y así me quedé
sola…
en la rama
de loa árboles
se quedó el dolor,
allí a los pies
de la carretera
la música adormecida,
y las cuerdas
destilaron el dolor
de aquel día
perdió la vida
mi vida…
perdura la música
en aquel sentido
que voló a las estrellas
…frío helado
de ramas congeladas
donde mora
la muerte
en la carretera…
¡Cuidado!…

 

XLIV
Me quedaría…

Hilera de pájaros
que vuelan…
en busca de libertad
en forma de uve
siguen mirando
el horizonte,
allá la tierra
prometida
donde está
el orden, el amor
la paz
allí, se descansa
y de tanto caminar
andar descalza
por la arena
los adoquines
los ríos montañas…
¡estoy tan cansada!
seguiré mirando
el horizonte
donde las águilas
vuelan
en forma de uve
si de mi dependiera
…me quedaría…

 

XLV
Final del camino…

Después de subir la cima
con sudor, negrura
manos ensangrentadas…
donde se ve
el horizonte tardío
allí quiere descansar
mi cuerpo
el aire al viento…
mirar, mirar
hacia abajo…
y no mirar
solo llegar…
en una noche
de cuerpo brillante
subiendo siempre…
bajar no…
ya llegué donde quería
al final del camino…

 

XLVI
Aguas sinuosas…

Aguas sinuosas
rojas de sangre
sudor y lágrimas…
el ser humano
tratando al negro
como esclavo…
cruel destino
de estos seres
que son
nuestros hermanos…
…ayer, el pasado…
no comprendo
tanta crueldad…
hombres, mujeres
sin piedad
el agua de sangre
se convertirá
en manantial,
y aquella oscuridad
llena de odio, rencor
se irá…
y las hojas
de los árboles
lavaron curaron
aquel cuerpo
azotado desgarrado…
¿cómo el ser humano del látigo
disfruta
con la crueldad?
seres oscuros inmundos
habitantes del bajo
astral
atados al mal
vino la lluvia
desapareciendo…
el atajo al abismo
del mal
…y volvió a reverdecer
todos somos hermanos
de la misma
tierra
el abrazo del viento
unió al Universo,
el amor.

 

XLVII
Yo era una carretera…

Yo era una carretera
donde no se veía
a nadie
estaba vacía…
y la vida se iba,
el crujir de los pasos
me hizo ver
que moría
¿era la muerte
o era la vida?..
ella, viaja errante
buscando víctimas
del humano…
…no es ella
la que produce,
son los cauces
de los ríos
los caminos sin tierra
sin agua,
sin comida
…yo era una carretera
donde no se veía
a nadie…

 

XLVIII
Donde anida tu pelo…

Olor a hierba fresca
donde anida
tu pelo
aquel entrecano
entre mis dedos…
te fuiste lejos
de mi
sin despedirte…
sentí tus pasos
seguros, firmes
volvías a ver
la sonrisa
permanente de mi cara…
y la tarde
se oscureció de negro
…era el adiós
para siempre…
¿o no lo fue?
si estaré esperando
cuando la lluvia
amanezca al amanecer
…olor a hierba fresca
donde anida
tu pelo.

 

XLIX
Partiremos…

Aquella flor violeta
que me diste
era el sello
del amor oculto,
estas manos
que recorren tu cuerpo
¡es la estrella
de la libertad
que arriba
a buen puerto!…
la guardé
hasta la eternidad
esperándote…
en la otra orilla…
…hoy te tengo en mis brazos
que son las ramas
enramadas
de mis dedos,
que se abrazan
a mi barca,
partiremos los dos…
la sonrisa de mi rostro…
¡no llores, no temas!
¡he venido a buscarte!
partiremos…

 

L
Del Cartero a Pablo Neruda

Dejé caer la carta
al suelo
a la arena
mojada…
estaba llena
de letras
de estrellas de mar
de poesías
…le dieron golpes
lo torturaron
latigazos de sangre
brotaron de su frente
corrió entre la muchedumbre
lo persiguieron…
lo mataron…
…Pero aquella hoja
voló a manos
de Pablo Neruda
en silencio, volando…
se fue al firmamento
¡del Cartero a Pablo!
llovía en la arena…
ella lloraba…
granos luminosos, iluminados
de llantos…
…Dejé caer la carta
al suelo…

 

LI
Parece que…

Parece que te vi…
desde lejos…
aquella barca vacía
venía a buscarme…
…no estaba vacía
venía un sueño
dentro…
irás tú sonriendo
entre murmullos
olas, remolinos
de viento…
y el resplandor
a lo lejos…
sol brillante
entre la mar
de nubes
donde nadan
las almas
que se van…
…Parece que te vi
de lejos…

 

LII
Soltar amarras

La barca va
en dirección equivocada…
estoy a punto
de soltar amarras…
mi espíritu
no puede más
solo soy
un ave extraviada…
solo quiero paz
y sosiego…
esperanza, fe
en otros mundos…
donde sea feliz
de la noche
a la mañana…
mi barca va
en dirección
equivocada…
…estoy a punto
de soltar
amarras…

 

LIII
La fuente de la vida

Árboles desnudos
hojas que caen
sobre la desnudez
de la tierra
ella, trota sin rumbo
hacia el abismo…
solo el tiempo
decidirá su final
…y la hiedra
trepó sobre el muro
agarrándose a las piedras
¡no me arrancarán
de la vida!…
la tierra árida
seca, desierta…
una brizna brotó
junto a la hiedra
el mundo comenzó
de nuevo…
¡la fuerza, la entereza!
en la fuente
de la vida…

 

LIV
Solo…

Mirando el resquicio
de las nubes
donde se ve la carretera
oculto mi mirada…
más allá del firmamento
¿en qué momento
me encontré solo?…
no lo sé
solo ví la nada
a mi alrededor,
desecho en lágrimas
derramadas
las nubes me cobijaron
ellas llovían
yo solitario…
solo una
cayó en mi hombro
luz en la oscuridad
profunda…
allí quedó quieta
acompañándome…

 

LV
Secretos…

Secretos que encierran
los mares
cuencos de mi cara
solo te ven
de lejos…
y el latir
de mi corazón
atormentado de ansiedad
dormido durante
tantos años…
y aquella acera
cercana se hizo
eterna, infinita…
no solo se alejaba…
se iba para siempre…
al mirar la mar
la ola venía
cada vez
estaba más lejos…
ya no hay esperanzas
…si hubiera sido valiente
entre mis brazos
temblabas…
¡que solo me siento!
mientras…
tú te alejabas…
ni siquiera te diste
cuenta…

 

LVI
¡La luz!

Remando hacia la tempestad
donde me espera
el final
ruido de truenos relámpagos
que no se apagan
luz encendida
al final del túnel
¡la paz!
entre nubes, cánticos
celestiales
será un nuevo
¡despertar!
tranquila sosegada
reina mi barca
no tiene prisa…
será cuando quiera
remando hacia
la luz
voy en mi barca
sola sin temor
la vida no se acaba…
en otra dimensión
¡la luz!

 

LVII
Donde me esperan

…Y desde el andén
veo pasar el tren
que ni se detiene…
va en busca
de una dirección
perdida…
y yo
quiero descansar
de tanta locura…
así y todo
sigo esperando…
cogiendo la amapola
que crece, se embellece
a pesar de este mundo
que danza
a la deriva…
…cojo el tren en marcha
se que el tiempo
rige los raíles
de la vida…
allí voy
¡donde me esperan!…

 

LVIII
La hoja

Y aquella hoja
rama flor
que se desprendió
del árbol,
es tu vida…
la sensación
de vivir
con alegría,
lágrimas de tristeza
llantos de agua salada…
si llevas
la felicidad interior
la soledad buscada…
será como
ave de paso…
que vivió, sonrió
al amanecer
al anochecer
al alba…
y aquella hoja
quedó suspendida
en el aire…

 

LIX
Saldrá el día…
lluvia negra

Sosteniendo el cielo
con mis manos…
cae la lluvia
negra
de negrura, de la noche
sigue en la tierra
la corrupción, la mentira…
los pobres, de la tierra
errantes destrozados…
arrojando su cuerpo
al abismo…
de la vida hermosa
prometida…
se ha derrumbado…
…los mandatarios
siguen con caretas
encubiertas…
la maldad impera…
antes del amanecer
aparecerá el sol,
la lluvia, el huracán
arrasará toda oscuridad
saldrá el día…

 

LX
Amapola roja… azulada

Amapola roja
que se escapa
entre mis manos
mis dedos…
y se convierte
en azulada
…así me quedé
dormida
…apareció la flor
en mi almohada
sentí que eras tú
con el roce
de tu pelo negro
me sentí enamorada
embrujada…
…amapola roja
que se escapa
entre mis manos
mis dedos…
y se convierte
en amapola
azulada…

 

LXI
El almendro y tú

Entre la sombra
del almendro
está mi nombre
en forma
de flor blanca
rosada,
entre líneas letras
doradas…
mi pensamiento
vuela…
a tu alma,
allí en el árbol
juraste volver
y volviste
y yo
no supe verte…
solo me quedo
tu pañuelo
aquel que olía
a rosas, a sombra
a flores de madrugadas…
…Entre la sombra
del almendro
está tu figura
casi desdibujada…

 

LXII
El silencio…

Caminando por la acera
pensativo, solitario…
…era noche oscura
vi reflejada en el asfalto
entre faroles encendidos
de luz tenue…
tu silueta alargada,
aquellos pensamientos
se convirtieron en agua…
…caminando vi
tu reflejo…
…¡No! no era agua
eras tú…
¡el silencio!.

 

LXIII
¡La esclavitud reina
en La Tierra!…

…Si el hombre
fuera capaz de quitar
las alambradas
que nos atenazan
sería la propia
¡Libertad!
la que hablaría…
ella, reina en La Tierra
…nadie la ve
ciegos están los ojos
de los mandatarios…
¡la esclavitud
por bandera!
…esto tan cruel
se acabará…
mañana
…y la Libertad
siguió su camino…
esperando que el ser
la abrace…
¡¡¡Queremos quitar
las alambradas!…

 

LXIV
Filosofía

Voy en busca
de ella…
en mi libertad
de sentir el pensamiento…
Filosofía
decir:
«Amor por la Sabiduría»
necesito pensar…
necesito compartir
…no interesa
que el ser piense…
se haga preguntas…
…filosofía es el arte
¡de pensar libremente!
Sócrates que condenado
a muerte por ello…
El mundo va a la deriva…
Todos los filósofos…
nos enseñaron sabiduría…
Platón, Nietzsche, Sócrates,
Sambrano, Ortega…
¡Lucha por la Libertad
del pensamiento!
Luz de las injusticias.
Derechos Humanos… esclavitud…
¿Por qué?

…no interesa…
…aquí estamos haciendo
de las letras
nuestro estandarte…

¡Si a la Filosofía!
¡La bandera de la Libertad!

 

LXV
La Filosofía con cadenas
de hierro

Letras entrelazadas
con cadenas de hierro…
que buscan
la libertad del pensamiento
arenas movedizas
que las entierran
en el desierto…
ellas, luchan por salir…
afloran a romper
las tenazas que las tienen
aprisionadas…
…y las raíces de la tierra
las protegieron,
las ayudaron…
..salieron a la superficie…
mientras haya un ser
un solo ser…
del pensamiento libre…
jamás las enterrarán
…porque el pensamiento…
siempre, va en busca
¡de la libertad!.

 

LXVI
La Filosofía vuela…

Remos en galeras
que distraen al ser…
¡La esclavitud del Mundo!
así siniestras,
nuestra mente está tan oprimida,
no piensa… solo lucha
por salir a respirar…
…y esa nube de polvo
oscura…
no deja ver la claridad…
…las letras están
en el fondo del abismo…
¡Los mandatarios, mandan!
solo que no saben
que el pensamiento vuela…
no lo pueden atrapar…
así como un reguero
se extenderá
por La Tierra,
el Universo
¡Aires de Libertad
las letras en movimiento!…
¡Libres!

 

LXVII
Puertas a las letras…
La Filosofía

Cierra la puerta…
que viene la Filosofía
no les dejes pensar…
ni que su mente
pregunte…
déjalos encerrados
para que el abismo
los hunda los absorba…
…ahí quietos, maltratados
pisoteados, maniatados…
dormidos, ciegos…
de la sabiduría…
¡nosotros los dueños del Mundo
los gobernantes
no queremos seres…
queremos esclavos!
…Pero las letras
fueron salvadas
por los seres humanos
valientes, intrépidos
llenos de energía…
¡Viva la filosofía!

 

LXVIII
Sabiduría

…Cuando los árboles
alumbren la claridad
en su copa…
la más alta…
caminaremos en pos
de la libertad escogida…
¡seremos libres!
ese mundo que viene…
es, de esplendor
nos alejamos…
cogidos de la mano
llenos de Amor
y las miradas limpias,
llenas de felicidad
entrarán en nuestras almas
…esa vereda
es incansable
nunca nos rendiremos…
arriba las letras
la sabiduría…
es, Libertad.

 

LXIX
Reloj del tiempo…

Reloj del tiempo…
que espera
una sucesión de acontecimientos
que vendrán…
se acerca la hora
del final de los tiempos…
…lo dice la luna
tan lejos, tan cerca
abriendo paso
en la arena
de la vida…
dejo pisadas firmes
de esperanzas…
la vida no se acaba…
continúa en el Universo
oscuro, cielo nublado
se abre a la vela
encendida… permanentemente
¡amen!
Reloj del tiempo…
que espera…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *